LA SABIDURÍA DE EL PRINCIPITO

{ martes, 25 de noviembre de 2008 }
Sólo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible para los ojos. Antoine de Saint-Exupéry

En días pasados mi buen amigo Miguel Hongo, de México, compartió con nosotros un comentario en el artículo "Por nuestros hijos, con el ejemplo haremos la diferencia" publicado la semana pasada en este blog, en términos generales planteaba su visión en relación a un fragmento de El Principito, que utilicé para llamar a la reflexión sobre los valores que "sembramos" en nuestros hijos. Su punto de vista me pareció interesante, pues ya el mismo Saint-Exupéry pide en la introducción del libro disculpas a los niños, por habérselo dedicado a un adulto, disculpas que yo interpretaría como su intención de pretender reflejar en un estilo ciertamente filosófico, temas tan profundos como el sentido de la vida, la amistad y el amor (según el análisis de Wikipedia de esta obra). Y es que los niños no buscan explicación sobre estos temas, cuando somos niños amamos, disfrutamos, reímos, tenemos sueños y la certeza de que podemos hacer cualquier cosa, porque cada día es una nueva aventura, sabemos disfrutar el momento presente como lo que es, un presente, un regalo..., lamentablemente a medida que nos hacemos adultos perdemos estas capacidades, buscamos ser más "lógicos, inteligentes y racionales" y mientras más lo intentamos más nos alejamos de aquellos sentimientos y poderosas emociones que forman parte de nuestra naturaleza divina, tales como el amor, la fe, el respeto, la alegría, y en su lugar abrimos espacio a la desconfianza, la ambición desmedida, intolerancia, rencores y pare usted de contar. La pregunta es ¿a qué nos esta llevando nuestra "inteligencia"?

Disfruté en días pasado de la Película "Los Inmortales", las primeras secuencias de la misma son un reflejo apocalíptico del destino de una sociedad decadente generada por nuestras propias ambiciones, ¿exageración?, para nada, me imaginaba en una situación como esta escribiendo acerca del poder de nuestros pensamientos, acerca de actitudes positivas, motivación y demás, seguramente la cantidad de lectores sería -50 y en lugar de "comentarios" debería llamar a esa sección "ofensas y maldiciones"; ¿que porqué afirmo esto? Porque en nuestra "inteligencia adulta", mientras más se nos complican las cosas, más nos aferramos a la tendencia de rechazar las emociones positivas, de alejarnos de nuestro verdadero Poder Personal, de la capacidad de reencontrarnos y utilizar para nuestra superación y crecimiento nuestra capacidad de amar, de creer, de confiar en la Fuerza Creadora del Universo y en los ilimitados talentos y dones, que por naturaleza divina poseemos.

En lo particular, me aferro a la idea de mantener en mi corazón alegría y entusiasmo, de seguir trabajando por un mundo mejor desde diversos frentes, desde este humilde rincón quizá, más adelante un libro, ¿porque no?, Al igual que con El Principito y muchas otras obras, algunos se inspirarán, otros no tanto, y otros quizá manifiesten su completo desacuerdo, pero al final, como en esta oportunidad y gracias a planteamientos como el de mi buen Miguel, se abrirán espacios para reflexiones y nueva oportunidades de aprendizaje y crecimiento.

Finalizo este artículo, compartiendo con ustedes un análisis de los principales aspectos de la personalidad humana mostrados por El Principito a lo largo de su odisea, análisis extraido de Wikipedia, y agradeciendo con todo mi aprecio y mis mejores deseos la gentileza de todas aquellas personas que visitan este blog, y sobre todo de aquellas que me ayudan a enriquecerlo a través de sus valiosos opiniones y comentarios.

El principito un día abandona su planeta, quizás cansado de los reproches y reclamos de su flor, para explorar otros mundos. Aprovecha una migración de pájaros para emprender su viaje y recorrer el universo; es así como visita varios planetas, cada uno de ellos habitado por un personaje que, a su manera, demuestra lo vacias que vuelven las personas cuando se transforman en adultas.
.
La Flor: nos muestra el orgullo, la vanidad y egoísmo que muchas veces poseemos.
El rey: Representa la "Ambición de Poder", pero de alguna manera es un Poder Racional, ya que ordena hacer cosas que obviamente se harían de cualquier modo.
El vanidoso: Representa la vanidad y el egoísmo del hombre, encarna el deseo de reconocimiento y admiración social.
El borracho: "Simboliza la falta de fuerza de voluntad y superación humana El Borracho bebe para olvidar que tiene vergüenza de beber...
El hombre de negocios: Representa la avaricia y la ambición económica que poseemos , el personaje se encuentra siempre ocupado contando las estrellas
que piensa poseer; planea utilizarlas para comprar más estrellas.
El farolero; que vive en un asteroides
que rota una vez por minuto. Hace mucho tiempo le fue encargada la tarea de encender el farol de noche y apagarlo de día
. Por aquel entonces, el asteroide rotaba a una velocidad razonable y tenía tiempo para descansar. Con el tiempo, la rotación se aceleró y, negándose a abandonar su trabajo, el farolero enciende y apaga el farol una vez por minuto, no pudiendo descansar nunca. Representa la lealtad y la responsabilidad, es el único personaje de alma positiva que conoce el principito en su viaje.
El geógrafo;
que pasa todo el tiempo encerrado en su gabinete, elaborando mapas
,pero jamás deja su escritorio para explorar. Representa la pasión laboral que lo aisla del mundo.

Si alguien ama a una flor de la cual no éxiste más que un ejemplar en los millones y millones de estrellas, con esto tiene bastante para ser feliz si las contempla. Y se dice; "Mi Flor esta allí... en alguna parte..."
LA SABIDURÍA DE EL PRINCIPITOSocialTwist Tell-a-Friend

7 comentarios:

  1. Me ha encantado esta entrada. He leido en varias ocasiones El Principito, pero jamás lo habia visto de este modo que nos enseñas.
    Es cierto todo lo que dices, tu blog ayuda al optimismo, a ver cada día con diferentes ojos.

    Muchas gracias querido amigo por esta nueva aportación.

    ResponderEliminar
  2. Si ves mi perfil uno de mis libros preferidos es el Principito lo leí con unos 18 años y se me marcó para toda la vida y mira que ya tengo 51, lo habre leido unas 10 veces y ahora me animas que lo lea otra vez y lo hare.

    A mis hijos, a todos, les regale el libro y tambien a algunos de mis amigos y cuando alguien me dice que libro regalo?, le digo El Principito.

    Algo pequeño, sule contener una inmensidad.

    Magnifica entrada amigo.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con Silicongirl. Ya había leído el Principito pero no había sacado tantas y tan buenas conclusiones.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Yo leí El Principito hace años y no lo terminé de entender, después de leer su post creo qu sólo hice eso, leerlo y no pensar.

    Saludos.

    MIGUEL

    ResponderEliminar
  5. no leí esta obra pero en algún momento me lo comprare porque de lo chico tambien se aprende decia un filosofo.. no recuerdo el nombre (de tantos que conozco :) )
    Buenisima entrada..
    Saludos
    Atte: AristidesEchauri.Com

    ResponderEliminar
  6. Nelson, espero que no hayas malinterpretado mi comentario anterior. A mí "El Principito" me parece un libro bellísimo, pero la verdad es que dudo mucho que sea una buena lectura para un niño. Desde nuestra perspectiva adulta de las cosas nos encontramos con los maravillosos mensajes del texto, pero estoy convencido que un niño quiere aventura y acción situaciones extraordinarias. Recuerdo cuando un amigo mío amonestaba a su hijo por querer leer Harry Potter y lo instaba a leer a Homero (sí, ése de la Ilíada). Creo que el fomento a la lectura –en la niñez- tiene que ver con libros mucho más emocionantes y menos didácticos. Desde mi unto de vista, ése suele ser uno de los grandes problemas de los libros escritos para niños, están pensados en función de la perspectiva moral de los adultos. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Mi buen Miguel para nada hermano... ninguna mala interpretación, todo lo contrario, como vez me inspiro a dedicarle un articulo al tema que ha tenido muy buena acogida, es gracias estos comentarios mi buen amigo, con sus opiniones a favor y en ocasiones adversas, y en muchas otras complementarias que se enriquece nuestra labor... Exitos Hermano y muchas gracias por tu visita nuevamente.

    ResponderEliminar

Demos el primer paso con Fe. No necesitamos ver el final de la escalera, sencillamente... ¡Demos el primer paso!!!
¡Muchas Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...