Decir No sin sentirse culpable

{ lunes, 20 de abril de 2009 }
http://www.firex21.com/img/productos/9788492516162.gif


Escrito por Arwen

Hoy voy a tratar un tema que llevan muchas personas a sus espaldas...el poder decir no sin sentirse culpable con los demás, en nuestra infancia creo que debieron olvidar a enseñarnos como establecer prioridades sobre nosotros mismo y sin sentir que hacemos algo malo DECIR NO.

Decir SI a todo tiene sus problemas y para nada son pequeños, un@ empieza a comprometerse con mas y mas cosas llegando un punto en que su vida personal pasa a un segundo plano, algo que irremediablemente terminara por agotarnos, hacernos colapsar y probablemente fracasar en la mayoría de las empresas que montemos.

Pesa el por y el contra
Hay situaciones en las que una respuesta negativa no es la bienvenida. Cuando una compañer@ de trabajo te pide que le eches una mano sobre un dossier porque actualmente tiene un gran problema personal, más vale aceptar. Por el contrario, si notas que te angustias cuando te piden dinero prestado ¡no lo aceptes! Piénsalo bien antes de responder: lo que sientas te guiará a tomar una decisión.

Tómate tu tiempo
Muchas veces aceptas una invitación o un trabajo suplementario porque das tu respuesta inmediatamente. ¿Porque responder enseguida? Solicita un tiempo de reflexión antes de dar tu respuesta.

No te culpes
Cuando alguien se toma la molestia de hacerte una pregunta, es porque no tiene porque haber una respuesta afirmativa. Estás totalmente en tu derecho para negarte a prestar 500€ a tu compañer@ de trabajo o de no aceptar una invitación a casa de tu suegra. La gente que te rodea es perfectamente capaz de comprender que no estás a su disposición, ¡y no te van a odiar por eso!

Prepárate
Entrénate para decir “no”. Prepara frases que utilizarás cuando no tengas ganas de aceptar una “oferta”: « Lo siento pero no podré hacerlo », « Desgraciadamente me resultará imposible”. Repítelo en tu cabeza y así te sentirás preparad@ para decirlo cuando se presente la ocasión. Cuando llegue el momento, no tengas miedo de afirmar tu postura, repitiéndote en tu cabeza frases del tipo: « Tengo derecho a decir lo que pienso », « No estoy a su disposición…”

Se diplomática
Procura tener tacto cuando des una respuesta negativa a tu interlocutor. Evita mandar a paseo cuando te pidan un favor. Di que lo sientes y que no podrás ayudar. ¡Siempre se acepta más fácilmente una respuesta diplomática!

Propón una solución
Si te cuesta decir que no y te sientes culpable, propón una alternativa « No puedo cuidar a tu hija el sábado, pero si quieres, puedo ocuparme de ella el martes por la noche”. Tu buena voluntad no dejará indiferente a la persona que te pide un favor.



Encontre este cuento sobre este interesante tema de reflexion que esperoque les ayude a saber expresarse en su caminar y decir NO.
.
“Un mono muy bondadoso abría su corazón a todos los animales. Era cordial,amable y compasivo. Un día conoció a una tortuga macho. Tortuga y mono pasabanhoras conversando sobre temas muy diversos, compartían sobre filosofía, arte yespiritualidad. Pasaban muchas horas juntos. Pero la tortuga estaba casada…La tortuga hembra pidió explicaciones a su marido por pasar tantas horas fuerade casa y este, le contó sobre su amigo el mono. Se sintió molesta, celosa eideo un plan perverso que puso en acción.Una noche le dijo a su esposo: “He adquirido una rara enfermedad y el medico medijo que puedo morir si no me alimento con hígado de mono. Habla con esecompasivo amigo tuyo, no dudara en darnos su hígado para que la esposa de suamigo viva”. La tortuga fue hablar con su amigo y le mintió diciendo: Mono, miesposa quiere conocerte, ven a comer a nuestra casa.Pero, la tortuga no pudo resistir su conciencia y le contó la verdaderaintención de despojarlo de su hígado.El mono le dijo: Te compadezco amigo, tu mujer es perversa y eres un tonto alvivir con ella. Hasta aquí llego nuestra amistad, mientras ella te manipule y noaprendas a decir “NO” vive tu pesadilla y no vuelvas por aquí."

Cuando hemos vivido gran parte de nuestra vida, consintiendo y complaciendo a los demás… nos es más difícil cambiar de actitud y lograr que “ellos” estén de acuerdo con nuestra transformación. Pero, si en verdad aprecian lo que hemos hecho por ellos y nos quieren realmente, pronto comprenderán y aceptaran nuestra necesidad de poner algunos limites, para salvaguardar nuestra autonomía, identidad, estima y derecho a la libertad esencial.
Decir siempre que “SI” a lo que nos piden o quieren los demás, sobre todo a nuestros seres queridos, pareciera que nos libera de tener que tomar decisiones y nos gana en algunos casos cierta aprobación y compañía. Pero, pagando un costo altísimo en perdida de independencia, estima, energía y balance emocional.
Todos sabemos decir la palabra “NO” pero, ¿Cuántas veces? después de analizar la invitación o la petición que nos hicieron, decidimos que no aceptaremos y al momento de expresarlo, nos escuchamos decir: “Esta bien, no te preocupes, lo haré”, para unos minutos después sentirnos frustrados y victimas del abuso de la otra persona, que una vez mas ignora nuestro cansancio, los compromisos que tenemos o nuestro derecho a usar libremente nuestro tiempo… Pero, ¿serán ellos realmente los causantes de nuestro malestar? Muchas veces, detrás de la incapacidad a decir “No”, se esconde una gran inseguridad, temor a los conflictos, la búsqueda de aprobación y cariño, la necesidad de ser aceptados en el grupo o una valoración de los demás por encima de nosotros mismos. En gran parte, este conflicto viene de la infancia, la falta de reconocimiento y cariño, la competencia entre hermanos, el ejemplo de una madre complaciente o sacrificada por otros, pudieran ser algunas de las causas de esta actitud aprendida. De aquí, surge el empeño por caer bien, el miedo a no cumplir con las expectativas de los demás, a no dar la talla, y la idea errónea de que sólo sacrificando nuestras necesidades conseguiremos la valoración por parte de los demás. A muchas personas les cuesta reconocer sus propias necesidades y establecer ciertos límites en relación con otros. Quedando en algunos casos, atrapados en el afán de complacer y adaptarse a los demás, lo que los aleja de sí mismos, dificulta sus relaciones sociales, y los deja más vulnerables al abuso. Podemos cambiar esta actitud por otra que nos permita abrir y cerrar las puertas de nuestra vida afectiva a voluntad.
Decir No sin sentirse culpableSocialTwist Tell-a-Friend

31 comentarios:

  1. Me encanta lo que dices de PENSAR EN GRANDE asi debe ser, con optimismo y fe, todo lo podemos lograr.
    Un saludo desde Mty, N.L.

    ResponderEliminar
  2. Sinceramente a mi me cuesta decir que NO.. porque siempre pienso que decir que NO significa darle la espalda a alguien... pero a veces es necesario aprender por el bienestar propio y tambien por el de los demas.. siempre buscando la forma correcta claro esta!!!
    Besos cielo, llenos de luz para ambos!!!
    Pasen un bello dia!!!

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que me resulta muy dificil dar negativas, me siento mal por ello, es dificil, parece como si cerráramos las puertas a ayudar a alguien, con ese "no" rotundo, me resulta dificil decir no.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola cielo me gusto tu entrada ademas me siento edentificada con lo que pones me cuesta mucho decir que no, y a veces lo hago en contra de mi voluntad, y acabo mal pero ultimante intento decir lo que pienso para no sentirme mal
    un beso desde mi Luna

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante amiga arwen, hay que aprender a Decir No, sin lástimar a las personas que nos piden el favor y sin sentirnos culpables, excelente consejo, que tengas un excelente día.

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Hola Arwen.La verdad es que me costó muchos sacrificios y penurias elk decir un no a tiempo,aunque a veces suela hacerlo.Aplico un refrán español que dice"Más vale ponerse una vez colorado que ciento amarillo"
    Besos princesa.M.J

    ResponderEliminar
  7. Antes me costaba trabajo decir que no y me sentía terrible tan solo de pensar que podía hacer sentir a alguien mal, pero un día dije que NO y me sentí tan feliz y desahogada que cada vez que puedo lo digo :-)

    Saludos desde Rep. Dom. :-)

    ResponderEliminar
  8. Me cuesta decir No y si lo hice que culpable me siento por no haber solucionado su problema.
    Muy buen tema Arwen
    Con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  9. Buenasssss.

    Me acabo de apuntar las frases de auto-ayuda para decir que no, pues es que, de verdad, a mi me cuesta mucho.

    A veces pienso que soy tonta, y es que casi siempre es por no decepcionar a la gente.

    Me gustó mucho el cuento.

    Un besito muy fuerteeee.

    ResponderEliminar
  10. Me encanto eso de establecer prioridades, para poder desistir de decir NO, x q pasa muy a menudo q con el afan de complacer o ser aceptados solemos hacer lo que no sentimos.

    Yo he aprendido la leccion al respecto...

    Gracias por este post, me hace reflexionar muchisimooo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola
    Si era algo que podía hacer me daba corte el decir NO, aunque realmente no me apeteciera.
    Pienso que la vida enseña y ahora intento ser consecuente conmigo misma.
    Lo de proponer una solución o alternativa lo he encontrado muy acertado.
    De todas formas cuesta el decir No.
    Un abrazo y buena semana.

    ResponderEliminar
  12. Me alegro que os haya gustado el tema porque no estaba muy segura de transmitir lo que siento, algunas veces me es imposible decir no a los amigos o familia...esa culpabilidad y esa frustracion de no poder con todo...como vosotros voy a aplicarme esta entrada y aprender a establecer prioridades...os agradezco vuestros comentarios cariñosos, un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
  13. UY BELLA ENTRADA COMO SIEMPRE AMIGOS,LES DEJO UN FUERTE ABRAZO Y LES DESEO UNA LINDA SEMANA

    ResponderEliminar
  14. Me llevo bastante tiempo aprender a decir que NO, pero hoy estoy contenta de haberlo aprendido, me ha quitado bastante presión.

    Excelente post.

    Besos.

    Ahh, NO te compro un cafe, jajajajajaa

    ResponderEliminar
  15. uffff que cierto es todo lo ue nos compartes!!!!
    Yo aprendí a decir NO, después de pagar muchas facturas a mis "bondadosos SIes"
    Hoy, he aprendido a dar alternativas, a no comprometerme por el simple deseo de "querer ayudar o apoyar", y aunque no siempre el NO es tan aceptado, bueno, el mal momento de decirlo se vuelve magestuoso cuando comprendes que fuiste más honesto...
    Besoss Arwen!
    Besos Nelson

    ResponderEliminar
  16. Esta muy bien esta entrada Arwen, porque a muchas personas entre ellas a mí, nos cuesta mucho decir que NO sobre todo a ciertas personas y en determinadas circunstancias, y también apuntas muy bien las causas: la obediencia debida a los padres y a las personas mayores cuando eres Menor, luego en el Trabajo muchas veces no te atreves a decir No a una petición por miedo a perder el trabajo ó a tener represalias ó a perder el respeto de las compañeras ó compañeros, cuando estás trabajando en una Asociación de Barrio o Grupo Religioso para no quedar mal ó simplemente porque si dices que NO te hacen sentir culpable,...y ¿como no? cuando tienes Pareja no te atreves a decir que NO para que no te abandone ó para no perder el aprecio ó cariño, y en cuanto a los amigos/as exactamente lo mismo. Y pongo todos estos ejemplos porque son los que he vivido yo. Por cierto, a veces, cuando te atreves realmente a decir NO a alguien porque decir SI supondría una Injusticia contra otra Persona y eso no va con una Persona que tiene Principios y una Etica...además de Compañerismo ó simple sentido de la Justicia, se suele pagar caro porque te retiran la palabran, te amenazan, toman represalias si es en el Trabajo...pero más vale como decía -creo- Santa Teresa de Jesús "Más Vale tener Honra sin barcos, que tener barcos sin Honra", mejor conservar la Dignidad, la Honestidad, el Compañerismo y el Sentido de la Justicia...que ser corrupta, desleal, prepotente, ó sentir verguenza de una Misma. También debería prevalecer esto cuando se trata de una Misma, pero es más díficil decir NO, cuando se puede perder a los Amigos, la Pareja,...sin estar en juego el bienestar de terceras personas -no sé si me explico bien en esto, y aún así siempre es mejor decir NO en algún momento que estar siempre lamentando no haber sido capaz de decirlo. Bueno, ya me he enrollado otra vez, Disculpas. Un Abrazo Arwen y Nelson

    ResponderEliminar
  17. nelson una entrada genial parece q no pero cuesta mucho decirlo jejejejeej a mi me costo mucho tiempo aprenderlo pero por fin lo dijo No y me senti mucho mejor


    besitossss

    ResponderEliminar
  18. Esta es una lección que todavía tengo que aprender. Me cuesta decir no por complacer a los demás, y al final la que pierdo soy yo...
    Gracias por esta entrada, que me resulta muy útil. La leeré más de una vez...

    Un abrazo, Arwen, y gracias por tus lecciones de vida.
    Y otro para Nelson.

    ResponderEliminar
  19. Nelson,gracias por acompañarme en mi nuevo rincon te dejo un besito y que tengas una linda semana Mo.

    ResponderEliminar
  20. Dice toda la verdad pero a todo el mundo nos cuesta decir que no y yo creo que la mayoria de las veces es por no quedar mal.

    ResponderEliminar
  21. Vaya. parece ser que no soy la única que se siente como una m... cuando dice NO, esta entrada querida arwen es de mucha ayuda.. no sabes cuanto... creo que hasta voy allerla de nuevo para aprenderla bien, y empezar a poner en practica todos los buenos consejos que das, haber si recupero mi yo personal del segundo plano o tercero.. de donde está...
    Besitos
    Yoyo

    ResponderEliminar
  22. ************************************************************************************************

    Mi muy apreciada Princesa Arwen, genial ha estado estas nuevas reflexiones que nos compartes en este blog, ciertamente un tema que nos invita a recosiderar muchas de nuestras actitudes en relación a nuestro entorno, llevar a cabo obras de verdadera trascendencia la mayoria de las veces implica rechazo de parte de muchas de las personas que nos rodean, pues implica comprometernos con actitudes e ideales que dia a dia, y contra la corriente tal vez, nos impulsan al éxito. Actitudes de complacencia nos alejan de nuestros propios sueños, y por tanto de nuestra felicidad. Muchas gracias mi querida amiga, una vez mas con tu aporte enriqueces este espacio, te comparto un relato que ilustra la importancia de comprometernos con nuestros ideales, y por favor, disculpa que hasta este momento te comente en esta entrada, te imaginaras lo liado que he estado que hasta para entrar en mi espacio se me ha complicado un poco el tiempo. Un abrazo y gracias a todos quienes nos han visitado, un verdadero honor, les dejo el siguiente relato:

    "Cuando era joven, Abil-Alsar escuchó una coversación de su padre con un devriche.
    "Cuidado con tus obras" dijo el devriche: "Piensa en lo que las generaciones futuras dirán de tí"
    "¡Y qué!" respondió el padre. "Cuando yo me muera, todo estará acabado y no me importa lo que dirán",
    Abin-Alsar jamás olvidó esa conversación. Durante toda su vida se esforzó para hacer el bien, ayudar a las personas a ejecutar su trabajo con entusiasmo. Se volvió un hombre conocido por su preocupación por los demás; al morir había dejado un gran número de obras que mejoraron el nivel de vida de su ciudad.
    En su tumba mandó grabar el siguiente epitafio:
    "Una vida que termina con la muerte, es una vida que no valió la pena".

    *************************************************************************************************

    ResponderEliminar
  23. "Una vida que termina con la muerte, es una vida que no valió la pena".
    Nelson; que hermoso esto que nos compartes, creo que ahora entiendo el sentido de la vida.

    Yo por lo pronto agradezco a Dios haberme cruzado en el camino de tus letras.

    Un abrazo con mi mas sincero cariño.

    Alicia Rivas

    ResponderEliminar
  24. Tu blog es especial, nos hace ver a tus lectores un punto de vista que nos ayuda en nuestro espíritu.

    A mi no me cuesta decir no, me cuesta más decir sí. Es un problema.

    ¡Un abrazo!

    MIGUEL

    ResponderEliminar
  25. Antes de nada, quería darte las gracias por haber visitado mi chocita, por haberte dado un pasíto por ella y, sobre todo, por las hermosas palabras que me has regalado... Aquí estoy yo ahora, haciendo justo honor a tu invitación y, sinceramente, disfrutando enormemente de la belleza, el amor y los sabios consejos que transmites las historias que cuentas... No me gustaría perder el contacto contigo, Nelson (si me permites que te llame así, con tanta familiaridad), así que inmediatamente te incluiré en los blogs que sigo y vendré de visita cada vez que me sea posible, porque de verdad te digo que lo que he sentido en mi paseo ha quedado grabado en mi corazón...

    Besitos de un ángel en la tierra que busca alas para volar...

    ResponderEliminar
  26. Lo primero que aprende un niño es a decir no,luego aprende a decir sí.

    Saludos Cordiales

    ResponderEliminar
  27. Muy interesante la reflexión Arwen, a mi me viene de perlas, porque soy una de esas a quien le cuesta mucho decir no y la mayoría de las veces voy excedida de responsabilidades. Lo leeré varias veces con calma y trataré de interiorizarlo. Dicen que con machacar los conceptos los vamos haciendo parte de nosotros. Gracias cariño y recibe un gran beso. Disculpa si no vengo con la puntualidad que debería, pero voy mal de tiempo últimamente.

    ResponderEliminar
  28. Yo no he aprendido a decir no, sino que mi marido me ha abirto los ojos.Mi prima me pidio dinero para su familia, miesntras se fumaba un cigarrillo, se iba con un coche el doble de caro que el mio, y llamando por su movil a sus hijos, todos con moviles e Internet.
    Yo no sé decir no, pero hoy lo he hecho.
    Mi lógica estaba enfrentada a mi deseo de ayudar.
    Yo tengo dinero, no porque trabaje, que tambien lo hago si no porque vivo por debajo de mis posibilidades y siempre asumiendo que mañana quizás lo necesite o mis hijos.
    Yo veo a la gente con la soga atada al cuello despues de tener con todo tipo de dispositivos electrónicos, ropa nueva, televisiones en todas las habitaciones, etc, etc.
    Deberiamos a aprender a vivir con un poco de austeridad. Por el bien de todos.

    ResponderEliminar
  29. Yo tambien digo que no.
    Soy informatica y eso hace que mucha gente te pida consejo o que les arregles el ordenador directamente. Y lo más gracioso que normalemente nunca son amigos, sino conocidos. Si es una duda fácil de responder no me importa, pero cuando se trata de mi tiempo o bien digo que eso no lo se o les doy las pistas para buscarlo en google o directamente no puedo. No sabeis la de gente que me respeta. Y si alguien se enfada, no me interesa.

    ResponderEliminar
  30. Yo he aprendido a decir No este año. Pienso que he dado un paso muy importante, ya que hay muchas personas que no saben decir que No.
    Antes de dar la respuesta analizo mis sentimientos y hablo conmigo misma y me pregunto "¿De verdad deseas hacerlo? Pues no lo hagas y digo No.
    Creo que si las personas somos como tenemos que ser no es necesario ofender para decir lo que sentimos en todo momento

    ResponderEliminar
  31. Por primera vez dije que NO y les confieso que me sentia super mal, un vacio en el pecho, depresion, culpa, en pocas palabras me queria morir, y para colmo le conte a mi suegra y cuñada y me hicieron sentir peor, pero gracias a Dios tengo un marido que me apoya y es super honesto y practico y me hizo ver que hice bien, no hay nada mejor que tener control sobre nuestras desiciones, se siente horrible decir que no, ayer no pude dormir, llore, me sentia terrible, la peor persona del mundo, pero conforma pasan las horas se va yendo esa culpa y comienzas a sentirte orgullosa de la valentia que tuviste al decir que NO, y otra cosa, si la persona a la que le dijiste que no te retir su amistad o se aleja de ti, es porque no valia la pena, tenemos que aprender a decir que no, pero tambien aprender a aceptar que nos digan que NO, me encanto este foro, animo chicas, no se acaba el mundo, se los dice una persona que nunca pero nunca me negue a nada a pesar de que no queria hacerlo, solo por complacer a los demas, pero al dar el primer paso, LISTO!!!, no hay vuelta atras y a seguir con nuestras vidas, diciendo que no a lo que no queremos hacer, un beso grande.

    ResponderEliminar

Demos el primer paso con Fe. No necesitamos ver el final de la escalera, sencillamente... ¡Demos el primer paso!!!
¡Muchas Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...