CIUDAD BENDITA

{ sábado, 19 de junio de 2010 }

 

“Desde las mejillas de una inmensa montaña van bajando los sueños y toda la gente que los acompaña, la que vende y el que compra, la que mira y lo que ya no tiene miradas. Sus voces y sus cuerpos que se encuentran en las calles con un solo objetivo, volver a ganarse el derecho a estar vivo. Entre los pasillos del rebusque, el esfuerzo y las ganas, lo valiente nadie se lo quita a esta, La Ciudad Bendita”

balcon copyUn buen consejo por supuesto que es importante, pero un momento de inspiración mis amigos, amigas, un momento de inspiración no tiene comparación cuando de impulsar nuestras vidas se trata, impulsar nuestras vidas, optimizar nuestros resultados, mejorar nuestra calidad de vida, reencontrarnos con lo tesoros que todos tenemos y tan pocos valoramos y disfrutamos, el Amor, la Esperanza, la Fe y la confianza en nosotros mismos por ejemplo, para todo esto y más buscar consejos no es suficiente, encontrar aquello que nos inspire, que verdaderamente inspire nuestros pensamientos y agite nuestro corazón, esto ha hecho y seguirá haciendo la diferencia, siempre.

Ciudad Bendita es el nombre de una hermosa canción del cantautor venezolano Roque Valero, y tema principal de una Telenovela del mismo nombre que hace algún tiempo fue transmitida en nuestro país; de la novela tan solo disfrute algunos pasajes, la canción en cambio la escuchaba nuevamente en días pasado mientras caminaba por las calles de mi ciudad, y confieso que si algo tenia en mente en ese momento, sencillamente quedo en el olvido, la música tiene magia, es verdad, y en ese preciso momento la magia de Ciudad Bendita me invito a observar a mi alrededor, a recordar, y a reflexionar.

“Bendita eres, bendito el fruto que salió de tus mujeres, benditas manos que construyen los que quieren, aunque la lluvia de miseria tu corazón empape. Bendito orgullo que no permite que te quiten lo que es tuyo, con el trabajo tu consigues lo que quieres, Aunque la lluvia de petróleo tus calles ya no rieguen.”

Benditas son nuestras ciudades, pues las construimos nosotros, su gente. Con nuestros sueños y esperanzas, con la ilusión de un niño primero, y la ansiedad de un adulto después, con amor y alegría o con temor y tristeza, con resignación y conformismo o con coraje y deseos de superación, la diferencia, lo que nos mantiene en un ciclo u otro de actitudes, en el ciclo que nos limita o en el que nos impulsa según sea el caso, depende de una elemento tan sencillo y básico que es difícil aceptar, ¡Nuestra capacidad de Decidir!, que gran poder.

Decidir es un Don divino asignado a cada hombre y a cada mujer, y quien lo acepta y utiliza se hace dueño o dueña de su incuestionable poder. Si decides ser Feliz, serás feliz. Si decides ser exitoso(a) en tu trabajo, exitoso(a) serás. Si decides ser un estudiante sobresaliente, creativo y emprendedor pues sencillamente lo serás. Si decides elevar tu nivel de conciencia a los altos estándares de prosperidad, abundancia y riqueza, pues sin duda alguna la prosperidad que desees la alcanzaras. Si decides que nada de lo anterior es posible, pues lo has decretado, y por supuesto que nada de lo anterior ni muchas otras cosas lograras.

Ciudad Bendita,entre tu gente va creciendo esa sonrisa que esta luchando contra el tiempo y la avaricia en las promesas de cobardes que te quieren ultrajar.Ciudad Bendita, entre tus calles son tus voces las que gritan, pa' el que trabaja tiene sentido la vida y lo valiente no se quita, Bendita es mi ciudad. Ciudad Bendita

Si decides en cambio, que el hecho de decidir no tiene sentido, inconscientemente estas decidiendo que otros decidan por ti, (me disculpan el trabalenguas) entregando de este modo a esos “otros” un poder que absolutamente te corresponde y no deberías dejar escapar, pues al mismo tiempo que entregas ese poder, dejas en evidencia una peligrosa debilidad... Encogernos no nos hace bien, limitarnos tampoco, expandirnos es la mejor opción, sin importar el sitio, las circunstancias que te rodean, este concepto es determinante, ¡Debemos Expandirnos!!! Expandir nuestra mente, nuestra visión, nuestros sueños y nuestro corazón, pero hacerlo desde la inspiración, la inspiración que nos llena de Fe y Amor por lo que hacemos, y de a poco por nosotros mismos lo cual es aun mejor.

Bendita eres, bendito el niño que trabaja tus juguetes, bendita tierra donde el sueño aun nos crece, aunque una lluvia de palabras a tus oídos maree. Bendito orgullo que no permite que te quiten lo que es tuyo, con el trabajo tu consigues lo que quieres. Aunque la lluvia de petróleo tus calles ya no rieguen.

Así es, benditos nuestros pueblos, bendita nuestra gente, nuestros hijos, nuestros padres, esos seres que comparten un pedacito de su corazón con el nuestro, incluso a la distancia. Benditos nuestros Sueños y nuestra Fe, aunque por momentos parezcan ingenuos, ¿Por qué saben algo? Gracias a esa “ingenuidad” la raza humana a logrado experimental su verdadera evolución, la evolución del pensamiento, del espíritu y del corazón, esa evolución que nos impulsa por el solo hecho, dando un ejemplo, de poder expresarnos tan abiertamente como en estos momentos lo hacemos yo al escribir, y tu al obsequiarme la gentileza de leer lo escrito, y viceversa la mayoría si así lo deseas. Porque todos somos importantes, todos tenemos algo valioso que compartir, todos tenemos un Don que nos pertenece, pero que solo tiene sentido cuando es compartido, y de esta manera inspira a los demás a encontrar los suyos, y compartirlos también.

“Desde las mejillas de una inmensa montaña van bajando los sueños y toda la gente que los acompaña, las prostitutas se sienten, el señor del queso y su vía láctea, el taxista del carro prestado, el pan viejo con su panadero que nació al otro lado, el electricista, el albañil, el mesonero, el cantante que sueña con se escuchado. El beisbolista, la secretaria, la que tatuó heridas y las Señora que vende las sandalias. La esperanza que se engaña, el que le gusta ser engañado. La peluquera, el santero, el que cuida lo ajeno, el que quiere ser opositor y el que cree ser un revolucionario. Todos entran y salen de esta ciudad valiente, que en definitiva es Bendita por su gente.”

Y la esperanza nunca nos engaña, tampoco se va, se mantiene atenta, para decir ¡Presente! en el momento en que nos decidimos a utilizarla, ¿Un hermoso ejemplo? Les cuento el que yo he vivido, ¡La mirada de esperanza de mi madre!!! Cuando todo parecía en contra (y lo estaba), mi madre en sus hijos nunca perdió la esperanza, y en su mirada esperanza nos transmitía, esperanza y amor, fe y alegría… Una bendición para nosotros, y como cada gesto de esperanza, una bendición para la vida.

“Todos entran y salen de esta ciudad valiente, que en definitiva es Bendita por su gente”

Nota: Imagen cortesía del Blog “Mil Palabras Menos”, ¡Muchas Gracias Sonia!

CIUDAD BENDITASocialTwist Tell-a-Friend

0 Piensan en Grande:

Publicar un comentario

Demos el primer paso con Fe. No necesitamos ver el final de la escalera, sencillamente... ¡Demos el primer paso!!!
¡Muchas Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...